629568E3 07A4 40CD 9DA0 EA928F6504EF

Rescato esta imagen que estaba rodando por uno de los grupos de docentes de Facebook en los que estoy enrolado. Me ha resultado muy representativa de la realidad social que estamos viviendo y de las casuísticas, de muy diversa manera, que día a día docentes de todo el mundo ven dentro de sus aulas. Y es que ante la madre coraje que, como diría aquella famosa de la televisión “por mi hija mato“, se abre un abanico enorme de mala educación, de transmisiones que se dan desde casa, que se asumen como verdaderas por parte de los menores y que se transmiten de forma continuada en el contexto social en el cual el menor se desenvuelve. 

FAE8161E 0A91 4338 92C1 97F54E310033

Encontrar el equilibrio justo entre empresa y sistema educativo probablemente sea uno de los principales temas de debate que peor se están conduciendo en nuestro país. En un momento en el que los medios de producción se han trasladado a otros países, y no del entorno, donde las perspectivas de futuro a nivel laboral son inciertas y, hasta cierto punto preocupantes; queda claro que el sector servicios y todo lo relacionado con él es el gran punto de mira del modelo económico.

Con estas palabras comenzaba recientemente mi presentación en el II Encuentro de la Red de Gestores de Formación Corporativa de las Universidades Públicas Españolas, concretamente lo hacía mostrando el título de la ponencia y con un discurso parecido a lo siguiente:

2019 10 26 00

“Buenos días, soy José Luis Castaño y, la verdad, no sé que hago aquí porque la universidad no sirve para nada. Bueno, o por lo menos no va conmigo, es aburrida, realmente para lo que hago allí como estudiante, pues me veo un vídeo en YouTube y termino antes. Sinceramente, creo que es una pérdida de mi tiempo el que gasto cada vez que llego a clase y tengo que escuchar hablar al profesor de turno”.

Podemos imaginar las expresiones de los presentes, aunque, lógicamente, sabían de sobra que lo que buscaba era captar su atención; pero, realmente, y era mi intención real, esta idea es la que tienen miles de estudiantes universitarios hoy día. La idea de estar perdiendo el tiempo en las aulas, la idea de que lo que ganan yendo a clases lo pueden hacer de igual forma por otras vías… Esta es la realidad que tenemos en múltiples casos. Realmente cualquier lector coincidirá conmigo y con las respuestas que los asistentes al evento en cuestión me transmitieron, en que ellos también han escuchado afirmaciones parecidas. Afirmaciones que no solo se centran en la universidad, sino que se empiezan a dar en los institutos, lugar en el que una parte del alumnado acaba totalmente desconectado, las cifras están ahí en lo referente al abandono escolar temprano, que por cierto no se refiere como mucha gente piensa a que se abandonen los estudios antes de la finalización obligatoria, sino a la no consecución de una titulación post-obligatoria, pero ese es tema para otro debate paralelo. Quiero centrarme ahora en esa idea, en la que muchas y muchos adolescentes tienen respecto a la educación. Mi universidad, mi instituto, mi “insti” no sirve para nada.

E38A7285 31BD 451F 974F AB471B1A32F0

Comienzo la lectura del último informe de la OCDE sobre el futuro del mundo laboral. Nada sorprendente inicialmente respecto a lo que ya se sabe, viene siendo una progresión en los aspectos de la automatización laboral y el envejecimiento de la población. Todo ello se traduce en una necesidad de cambio, adaptación y formación de la población laboral sin precedentes.

Como viene siendo habitual, estas lecturas siempre se conectan en mi mente con la casuística educativa, la realidad escolar y el deseo de lo que debería ser. El informe lo deja bastante claro, el 14% de los trabajos actuales sufre un alto riesgo de automatización (sí, un robot te sustituye), el 32% se transformará radicalmente; 6 de cada 10 adultos no cuentan con las destrezas digitales necesarias para el desempeño de un nuevo puesto de trabajo... todo ello unido a un conjunto de alertas que llevan tiempo sonando, pero que, como en muchas otras ocasiones, pasan desapercibidas para la sociedad, al tiempo que los gobiernos las escuchan en forma de letanía constante y, como tales, no calan, sino que se acompasan de un lento caminar administrativo que quiere pero no acaba de afianzarse.

Lejos de querer entrar en debates estériles sobre la idoneidad o no de la digitalización de la enseñanza, siendo consciente de la necesidad de no perder los valores humanísticos en la escuela, sabiendo de la necesidad de la práctica científica por parte del alumnado, viendo mi propia vida y desarrollo profesional; sé que solo me basta con mirar a mi entorno para saber que lo llevamos jodido.

El correcto uso de la tecnología y la puesta en práctica de metodologías adecuadas es el aspecto fundamental para obtener los mejores resultados.

tech

Que la utilización de ordenadores y tecnología dentro del aula, hasta la fecha, no mejora los resultados del alumnado, es un aspecto contrastado que, aún siendo cierto a rasgos generales, conlleva a confusión y puede que incluso sirva como arma arrojadiza entre los defensores y detractores de la tecnología dentro de los centros educativos. Y es que probablemente cada vez que se incluye una nueva tecnología en cualquier ámbito, lo primero que se comienza a realizar es utilizar esa nueva herramienta para un proceso que ya se venía realizando con herramientas más antiguas, que ya servían de sobra para el proceso en cuestión. A modo de ejemplo, si introducimos ordenadores o tabletas para el alumnado, con el único objetivo de acceder a un documento escrito, tipo PDF, que es idéntico al documento que ya está usando el alumnado en sus libros de texto, ¿qué estamos aportando al aula? Probablemente solo estemos añadiendo inconvenientes, porque para comenzar a leer la página 28 de ese documento, en el libro es tan sencillo como situarlo en el pupitre, abrirlo y buscar la página. Con los nuevos dispositivos, además de abrir el PDF, o libro digital, y buscar la página deseada, tengo que añadir aspectos como encender la herramienta, que esta tenga la suficiente energía, que tenga conexión a Internet si el documento está en línea, etc.